¡Centro de Belleza Avanzada Exclusivo y Único en Madrid!

🛑 Incapacidad por Artrosis: Reconociendo Tus Limitaciones y Adaptaciones Necesarias 🛑

Índice:

La artrosis es una enfermedad crónica degenerativa de las articulaciones que se caracteriza por el desgaste del cartílago que recubre los extremos óseos. Las causas son diversas, incluyendo el envejecimiento, la obesidad, lesiones articulares previas, factores genéticos y actividades repetitivas que ejercen presión sobre las articulaciones. El diagnóstico de la artrosis implica una evaluación clínica por parte del médico, el uso de radiografías y pruebas complementarias como resonancias magnéticas.

El umbral del dolor y las consecuencias concretas de la artrosis en el cuerpo son factores a considerar al solicitar la incapacidad laboral por artrosis. El tiempo de baja por artrosis puede variar, y el grado de incapacidad reconocido puede ser parcial, total o absoluto dependiendo de las limitaciones que la artrosis cause en la movilidad y funcionalidad de la persona afectada.

Conclusiones clave:

  • La artrosis es una enfermedad degenerativa crónica que afecta las articulaciones y puede causar limitaciones significativas en la movilidad y funcionalidad.
  • Las causas de la artrosis son diversas, incluyendo el envejecimiento, la obesidad, lesiones previas y factores genéticos.
  • El diagnóstico de la artrosis involucra una evaluación clínica y el uso de radiografías y otras pruebas complementarias.
  • Para solicitar la incapacidad laboral por artrosis, es importante contar con informes médicos detallados y la ayuda de un abogado experto.
  • El tiempo de baja por artrosis puede variar, y el grado de incapacidad reconocido también depende de las limitaciones individuales.

¿Qué es la artrosis y cuáles son sus causas?

La artrosis es una enfermedad crónica degenerativa de las articulaciones que se caracteriza por el desgaste del cartílago que recubre los extremos óseos. Este desgaste del cartílago provoca que los huesos rocen entre sí, lo cual puede causar dolor, rigidez y limitación en la movilidad de las articulaciones afectadas.

Las causas de la artrosis son diversas y pueden incluir:

  • Envejecimiento: A medida que envejecemos, el cartílago articular se desgasta naturalmente.
  • Obesidad: El exceso de peso ejerce presión adicional sobre las articulaciones, lo que puede acelerar el desgaste del cartílago.
  • Lesiones articulares previas: Traumatismos, fracturas u otras lesiones en las articulaciones pueden aumentar el riesgo de desarrollar artrosis en el futuro.
  • Factores genéticos: Algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar artrosis.
  • Actividades repetitivas: Realizar movimientos repetitivos o someter las articulaciones a esfuerzos constantes puede contribuir al desgaste del cartílago.

Es importante tener en cuenta que la artrosis puede afectar cualquier articulación del cuerpo, aunque es más común en las rodillas, caderas, manos y columna vertebral. Además, varios factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de desarrollar artrosis, como el sexo femenino, antecedentes familiares de la enfermedad y ciertas condiciones médicas como la artritis reumatoide.

La comprensión de las causas de la artrosis es fundamental para prevenir su aparición o retrasar su progresión. Además, un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.

Tipo de artrosis Descripción
Artrosis primaria Se produce como parte del proceso natural de envejecimiento y desgaste del cartílago.
Artrosis secundaria Se desarrolla como consecuencia de otra afección o lesión articular, como artritis reumatoide, lesiones deportivas o sobrepeso.
Artrosis erosiva Es una forma más agresiva de artrosis que causa una destrucción más rápida del cartílago articular.

¿Cómo se puede diagnosticar la artrosis?

El diagnóstico de la artrosis requiere una evaluación clínica completa por parte del médico. Durante esta evaluación, el médico examinará los síntomas del paciente y realizará un historial médico detallado para recopilar información relevante sobre la enfermedad y posibles factores de riesgo.

Además de la evaluación clínica, las radiografías son una herramienta clave en el diagnóstico de la artrosis. Estas imágenes permiten al médico observar el estado de las articulaciones afectadas y detectar cualquier signo de desgaste o deformidad en los huesos.

En algunos casos, para evaluar el cartílago y las estructuras articulares en mayor detalle, se pueden realizar pruebas complementarias como resonancias magnéticas. Estas pruebas proporcionan imágenes más precisas y detalladas de las articulaciones, lo que ayuda al médico a determinar el grado de daño articular y la progresión de la enfermedad.

En resumen, el diagnóstico de la artrosis se basa en una evaluación clínica exhaustiva, el uso de radiografías y, en ocasiones, pruebas complementarias como resonancias magnéticas. Estos métodos permiten al médico obtener una imagen clara del estado de las articulaciones y determinar el mejor plan de tratamiento para el paciente.

diagnóstico de artrosis

Tabla: Métodos de diagnóstico de la artrosis

Método de diagnóstico Descripción
Evaluación clínica Examen físico y evaluación de los síntomas proporcionados por el paciente.
Radiografías Imágenes de rayos X para observar el estado de las articulaciones y detectar signos de desgaste.
Resonancias magnéticas Imágenes detalladas de las estructuras articulares utilizando campos magnéticos y ondas de radio.

¿Cómo solicitar la incapacidad laboral por artrosis?

Si estás enfrentando dificultades laborales debido a la artrosis, es importante que conozcas cómo solicitar la incapacidad laboral por esta condición. Aquí te explicaremos los pasos que debes seguir para iniciar el proceso:

  1. Consulta a un médico especialista: El primer paso es acudir a un médico especializado en artrosis para que evalúe tu caso. Realizarás consultas médicas y te someterás a diferentes pruebas y exámenes para obtener un diagnóstico preciso y documentar tu condición.
  2. Obtén informes médicos detallados: Es fundamental contar con informes médicos detallados que respalden tu situación. Estos informes deben contener toda la información relevante sobre tu diagnóstico, tratamiento, evolución y las limitaciones que la artrosis te provoca en tu capacidad para trabajar.
  3. Recopila documentación clínica y pruebas: Además de los informes médicos, es importante recopilar toda la documentación clínica relevante, como radiografías, resonancias magnéticas u otros estudios que respalden tu diagnóstico. Estas pruebas ayudarán a respaldar tu solicitud de incapacidad laboral.
  4. Busca el apoyo de un abogado experto: Para presentar y tramitar adecuadamente tu solicitud de incapacidad laboral, es recomendable contar con el apoyo de un abogado experto en derecho laboral y de la seguridad social. Un abogado especializado podrá orientarte en todo el proceso y aumentar tus posibilidades de éxito.

Recuerda que el proceso de solicitud de incapacidad laboral por artrosis puede ser complejo, por lo que es importante contar con el respaldo y la asesoría adecuada. Un abogado experto te ayudará a preparar todos los documentos necesarios y te guiará a lo largo de todo el proceso para asegurar que tu solicitud sea evaluada correctamente.

¿Cuánto tiempo se puede estar de baja por artrosis?

El tiempo de baja por artrosis puede variar dependiendo de cada persona y la gravedad de la enfermedad. En general, el período de baja suele ser de unos pocos meses. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la duración de la baja puede prorrogarse en determinadas circunstancias.

La duración de la baja por artrosis puede extenderse hasta los 18 meses, en casos en los que se considere necesario un mayor tiempo de recuperación. Adicionalmente, en situaciones excepcionales, la baja por artrosis puede prorrogarse hasta los 24 meses, brindando así un período más prolongado para la rehabilitación y el tratamiento de la enfermedad.

Es importante destacar que la duración de la baja por artrosis se determina a través de la evaluación médica y los informes clínicos. El médico evaluará la evolución del paciente, los síntomas presentes y la respuesta al tratamiento para determinar la necesidad y duración de la baja laboral.

Recuerda que cada situación es única y que lo mejor es seguir las indicaciones médicas y solicitar una prorroga de baja por artrosis en caso de ser necesario. Siempre es recomendable contar con asesoramiento médico y jurídico especializado para recibir el apoyo necesario durante todo el proceso.

En caso de necesitar una cita médica o más información, puedes contactar a Margot Medicina Estética al teléfono gratuito +34 613 322 667.

Tiempo de baja por artrosis Duración aproximada
Baja por artrosis Entre varios meses
Prórroga de baja por artrosis Hasta 18 meses (excepcionalmente hasta 24 meses)

¿Qué grado de incapacidad laboral se puede reconocer por artrosis?

El grado de incapacidad laboral por artrosis puede variar desde una incapacidad parcial que permite realizar ciertas tareas laborales, hasta una gran invalidez que impide desempeñar cualquier actividad laboral. Los grados más frecuentes que se reconocen son la incapacidad total y la incapacidad absoluta.

A continuación se muestra una tabla que resume los diferentes grados de incapacidad laboral por artrosis:

Grado de Incapacidad Descripción
Incapacidad Parcial Permite realizar ciertas tareas laborales, pero con limitaciones y adaptaciones necesarias.
Incapacidad Total Impide la realización de las tareas habituales de trabajo, requiriendo la búsqueda de un empleo distinto.
Incapacidad Absoluta Impide cualquier tipo de actividad laboral, incluso en empleos distintos a los habituales.

Es importante destacar que el grado de incapacidad laboral por artrosis se determina en función de las limitaciones y afectaciones que la enfermedad cause en la movilidad y funcionalidad del individuo. Un médico especialista evaluará el estado de la artrosis y los informes médicos para determinar el grado de incapacidad correspondiente.

grado de incapacidad laboral por artrosis

¿Cuándo la artrosis es incapacitante?

La artrosis se considera incapacitante cuando causa limitaciones significativas en la movilidad y funcionalidad de una persona, afectando su capacidad para realizar actividades laborales. Estas limitaciones pueden incluir dificultad para cargar objetos pesados, dificultad para caminar o permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, y dolor intenso en las articulaciones afectadas.

El impacto en la capacidad de trabajo de una persona con artrosis puede variar dependiendo del tipo y grado de la enfermedad, así como de la profesión u ocupación en la que se encuentre. En algunos casos, la artrosis puede limitar o impedir completamente la capacidad de realizar tareas físicas o actividades que requieran movimientos repetitivos de las articulaciones afectadas.

La evaluación de la incapacidad causada por la artrosis se realiza de manera individual, teniendo en cuenta los síntomas y el grado de afectación de cada persona. Los médicos especialistas y los peritos médicos evalúan la movilidad, la funcionalidad y el impacto en el desempeño laboral para determinar el grado de incapacidad y las limitaciones que la artrosis causa en la capacidad de trabajo.

La artrosis puede llevar a la incapacidad laboral en casos severos, donde las limitaciones funcionales y el dolor son tan intensos que hacen imposible realizar actividades laborales habituales. En estos casos, es fundamental contar con un equipo médico y legal especializado para solicitar y tramitar la incapacidad laboral por artrosis, asegurando una adecuada documentación y argumentación para aumentar las posibilidades de éxito en el proceso.

La artrosis incapacitante puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona, no solo a nivel laboral, sino también en actividades diarias, sociales y recreativas. El manejo de la artrosis y la adaptación a las limitaciones que impone pueden requerir la implementación de cambios en el estilo de vida, terapias de rehabilitación, tratamiento farmacológico y, en algunos casos, cirugía.

Si sufres de artrosis y te encuentras enfrentando limitaciones que afectan tu capacidad de trabajo, es fundamental buscar atención médica especializada para evaluar tu condición y recibir el tratamiento y apoyo adecuado. Recuerda que existen recursos y opciones disponibles para adaptar tu entorno laboral y optimizar tu bienestar en el trabajo, incluso en casos de artrosis incapacitante.

Caso de invalidez por artrosis degenerativa

Imagina que trabajas en el sector de la hostelería y has sido diagnosticado con artrosis degenerativa. En tu profesión, pasas muchas horas de pie y, debido al desgaste en tus manos causado por la enfermedad, te resulta cada vez más difícil realizar las tareas habituales. Ante esta situación, decides solicitar la incapacidad permanente total.

La artrosis degenerativa es una enfermedad crónica que afecta las articulaciones, y en tu caso ha progresado a un punto en el que tu capacidad para trabajar se ve afectada significativamente. La constante presión en las articulaciones y el desgaste del cartílago te impiden realizar tus labores adecuadamente, lo que te genera dolor y dificultad para moverte con libertad.

La incapacidad permanente total es un grado de invalidez reconocido para aquellas personas que, debido a una enfermedad o lesión, se encuentran incapacitadas para desempeñar su trabajo habitual. En tu caso, el desgaste causado por la artrosis degenerativa limita tu capacidad para realizar las tareas propias de tu profesión en la hostelería.

Para solicitar la incapacidad permanente total, es importante contar con informes médicos detallados que respalden tu condición y las limitaciones funcionales que esta genera. Además, es recomendable buscar la ayuda de un abogado experto en temas de incapacidades laborales que pueda guiarte y representarte durante el proceso.

Recuerda que cada caso es único y debe ser evaluado individualmente. Los informes médicos y la documentación clínica son fundamentales para respaldar tu solicitud de incapacidad permanente total por artrosis degenerativa.

En Margot Medicina Estética, entendemos las dificultades que la artrosis degenerativa puede generar en tu vida laboral y diaria. Nos comprometemos a ofrecerte una cita previa gratuita para evaluar tu situación y brindarte el apoyo necesario en la gestión de tu solicitud de incapacidad permanente total.

Situación Laboral Actual

Profesión Tiempo de Experiencia Síntomas que Interfieren con el Trabajo
Hostelería 8 años Dolor en las manos y dificultad para realizar movimientos repetitivos

Caso de incapacidad permanente absoluta por artrosis postraumática

Imagínate el siguiente caso: una empleada de hogar llamada María sufre de artrosis postraumática en el tobillo izquierdo. Esta condición le ha causado limitaciones significativas en su capacidad para moverse y mantenerse de pie durante largos períodos. Además, María también padece de trastorno depresivo y dolor articular generalizado debido a la fibromialgia.

Las limitaciones en la deambulación y bipedestación, así como las sobrecargas físicas, le dificultan llevar a cabo las tareas fundamentales de su profesión habitual. El dolor y la falta de movilidad le impiden desempeñar adecuadamente sus labores diarias como empleada de hogar, lo que le genera frustración y afecta su calidad de vida.

María decide solicitar la incapacidad permanente absoluta debido a las limitaciones físicas y emocionales que enfrenta como resultado de su artrosis postraumática. Su objetivo es obtener el reconocimiento oficial de su incapacidad, lo que le proporcionaría cierta estabilidad económica y acceso a los beneficios y ayudas disponibles para las personas con discapacidad en España.

Para respaldar su solicitud, María recopila informes médicos, pruebas diagnósticas y cualquier otra documentación relevante que demuestre la gravedad de su condición y sus consecuencias en su vida diaria. Además, busca la asesoría de un abogado especializado en casos de incapacidades laborales para guiarla en el proceso y aumentar sus posibilidades de éxito.

El caso de María es solo uno de los muchos ejemplos en los que la artrosis postraumática puede resultar en una incapacidad permanente absoluta. Cada caso es único y debe ser evaluado individualmente, teniendo en cuenta las circunstancias personales y médicas de cada persona afectada por esta enfermedad.

En la tabla a continuación, se presentan las limitaciones más comunes asociadas a la artrosis postraumática y su impacto en la capacidad de realizar actividades laborales:

Limitaciones Impacto en la capacidad laboral
Dificultades en la deambulación Impide la realización de trabajos que requieren movilidad constante y caminar largas distancias.
Problemas de bipedestación Dificulta la permanencia en pie durante largos períodos, lo que limita la realización de trabajos que implican estar de pie por mucho tiempo.
Sobrecargas físicas Imposibilita la realización de trabajos que implican levantar, cargar o mover objetos pesados de manera frecuente.

Como se puede observar, la artrosis postraumática puede desencadenar una serie de limitaciones que afectan considerablemente la capacidad de una persona para desempeñar su trabajo de manera eficiente y segura.

Casos en que se padece de artrosis con otras patologías en los procedimientos de incapacidades laborales

Es importante demostrar otras enfermedades que se padecen y que puedan agravar la artrosis o ser consecuencia de ella para tener más posibilidades de acceder a la incapacidad permanente. Además, es fundamental contar con documentación médica que avale la patología y las limitaciones que esta causa en el desarrollo de la actividad laboral.

Artrosis con otras patologías: aumentando la posibilidad de acceso a la incapacidad permanente

La artrosis puede coexistir con otras patologías que agraven su impacto en la salud y limiten aún más la capacidad de trabajo de una persona. Al presentar una solicitud de incapacidad permanente, es fundamental documentar y demostrar la conexión entre la artrosis y las condiciones médicas relacionadas. Esto ayudará a fortalecer el caso y aumentar las posibilidades de obtener la incapacidad laboral deseada.

Algunas patologías comunes que pueden coexistir con la artrosis incluyen enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, enfermedades metabólicas como la diabetes, trastornos del estado de ánimo como la depresión, y otras afecciones musculoesqueléticas como la fibromialgia. Estas condiciones pueden causar síntomas adicionales, dolor crónico y limitaciones funcionales que se suman a los efectos de la artrosis.

La documentación médica adecuada juega un papel crucial en la presentación de la solicitud de incapacidad laboral. Es importante recopilar informes médicos que respalden el diagnóstico de todas las patologías relacionadas, así como los informes de especialistas relevantes que describan las limitaciones específicas que cada condición impone en la capacidad de trabajo del individuo.

La importancia de la documentación médica en el procedimiento de incapacidad laboral

La documentación médica sólida es esencial para respaldar una solicitud de incapacidad permanente. Los informes médicos deben ser claros, detallados y contener información relevante que respalde la conexión entre las patologías y las limitaciones en la actividad laboral.

Es crucial incluir los diagnósticos médicos, los tratamientos recibidos, los síntomas experimentados y cualquier complicación adicional relacionada con la artrosis y otras patologías. Además, se deben proporcionar pruebas objetivas, como resultados de radiografías, resonancias magnéticas y análisis de laboratorio, que respalden los informes médicos y brinden una visión completa de la condición del paciente.

La documentación médica también debe incluir el historial de tratamientos y terapias utilizadas para manejar las patologías, así como la respuesta del paciente a estos tratamientos. Esto ayudará a establecer la gravedad de la condición y las limitaciones funcionales que la artrosis con otras patologías impone en la capacidad de trabajo del individuo.

Etapas de la artrosis

La artrosis es una enfermedad progresiva que se desarrolla en etapas distintas. Estas etapas representan el grado de deterioro y los síntomas que experimenta una persona afectada por la enfermedad. A continuación, te presentamos las principales etapas de la artrosis:

  1. Etapas iniciales: En esta etapa inicial, pueden producirse alteraciones metabólicas en las articulaciones afectadas sin presentar síntomas visibles. El desgaste del cartílago comienza a manifestarse, pero el dolor y la rigidez articulares aún no son prominentes.
  2. Etapas intermedias: A medida que la artrosis progresa, los síntomas son más perceptibles. El dolor constante en las articulaciones se hace presente, acompañado de rigidez y pérdida de movimiento. En esta etapa, las actividades cotidianas pueden verse afectadas, dificultando la calidad de vida.
  3. Etapas avanzadas: En las etapas avanzadas de la artrosis, la pérdida del cartílago es significativa, lo que provoca una reducción drástica de la función y el movimiento de la articulación afectada. El dolor y la rigidez son intensos, y las actividades diarias se ven severamente limitadas.

Es importante tener en cuenta que las etapas de la artrosis pueden variar de una persona a otra, ya que la progresión de la enfermedad depende de diversos factores, como la edad, el estilo de vida y los tratamientos utilizados. Además, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden ayudar a ralentizar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente.

Tipos de incapacidad que provoca la artrosis

La artrosis puede provocar diferentes grados de incapacidad laboral, desde la incapacidad permanente total que impide la realización de las tareas habituales de trabajo, hasta la incapacidad permanente absoluta que impide cualquier tipo de actividad laboral. El grado de incapacidad depende de la afectación y de las limitaciones que la artrosis genere en cada individuo.

Tipo de Incapacidad Descripción
Incapacidad Permanente Total Impide la realización de las tareas habituales de trabajo.
Incapacidad Permanente Absoluta Impide cualquier tipo de actividad laboral.

En casos de artrosis severa donde las limitaciones son significativas, es más probable que se reconozca una incapacidad permanente total o absoluta. Sin embargo, cada situación se evalúa de manera individual, teniendo en cuenta los informes médicos y las pruebas clínicas relevantes.

Es importante consultar con un médico especialista y obtener informes médicos detallados para respaldar la solicitud de incapacidad laboral. Además, contar con la asesoría de un abogado experto en casos de incapacidad puede aumentar las posibilidades de obtener un resultado favorable en el proceso de solicitud.

Evolución en la concesión de este tipo de prestaciones por artrosis

En muchos casos, las solicitudes de incapacidad permanente por artrosis son denegadas en la fase inicial. Por eso es necesario contar con un equipo especializado en la tramitación de incapacidades permanentes para asegurar un proceso adecuado y tener más posibilidades de éxito. Es importante contar con informes médicos periciales externos y tener en cuenta las posibles vicisitudes y contingencias durante el proceso.

La concesión de prestaciones por artrosis puede ser un proceso complejo y requerir una revisión exhaustiva del estado de salud del solicitante. Algunas personas experimentan dificultades en la obtención de una incapacidad permanente debido a la falta de documentación médica adecuada o una evaluación insuficiente de su situación. Para aumentar las posibilidades de éxito en la solicitud de incapacidad permanente por artrosis, es crucial contar con un equipo legal especializado que brinde asesoramiento y representación durante todo el proceso.

Informes médicos periciales en la tramitación de incapacidades permanentes

Los informes médicos periciales externos desempeñan un papel fundamental en la tramitación de la incapacidad permanente por artrosis. Estos informes son emitidos por médicos especialistas que evalúan el estado de salud del solicitante y proporcionan una opinión profesional sobre la capacidad de trabajo de la persona afectada.

El proceso de solicitud de incapacidad permanente por artrosis puede requerir múltiples revisiones y evaluaciones médicas. Es importante que los informes médicos periciales sean claros, detallados y respalden la existencia de limitaciones funcionales y el impacto significativo en la capacidad de trabajo del solicitante.

Vicisitudes y contingencias en el proceso de solicitud de incapacidad permanente

El proceso de solicitud de incapacidad permanente por artrosis puede estar sujeto a diversas vicisitudes y contingencias. Estos factores pueden afectar el resultado de la solicitud y la concesión de las prestaciones. Algunas de las posibles vicisitudes y contingencias a tener en cuenta incluyen:

  1. La necesidad de completar formularios y documentación de manera precisa y dentro de los plazos establecidos.
  2. La posibilidad de requerir evaluaciones médicas adicionales y exámenes complementarios para respaldar la solicitud.
  3. La importancia de proporcionar informes y evidencias adicionales que respalden las limitaciones funcionales y el impacto en la capacidad de trabajo.
  4. La posibilidad de apelar decisiones desfavorables y participar en revisiones y audiencias para defender la solicitud de incapacidad permanente.

En cada etapa del proceso de solicitud de incapacidad permanente por artrosis, es fundamental contar con un equipo legal experimentado que pueda brindar asesoramiento, representación y apoyo en todas las vicisitudes y contingencias que puedan surgir durante el proceso.

Tipo de Prestación Concesión Revisión
Incapacidad Permanente Total 40% 60%
Incapacidad Permanente Absoluta 30% 70%
Gran Invalidez 20% 80%

Conclusión

La artrosis puede ser una enfermedad incapacitante que limita la capacidad de trabajo de una persona. Es importante reconocer las limitaciones y adaptaciones necesarias para manejar la artrosis en el entorno laboral y garantizar una mejor calidad de vida. Al solicitar la incapacidad laboral por artrosis, es fundamental contar con informes médicos detallados que respalden la condición y la necesidad de la incapacidad laboral.

Además, contar con la ayuda de un abogado especializado incrementa las posibilidades de éxito en el proceso de solicitud. Un equipo legal experimentado puede guiar y representar adecuadamente a la persona afectada durante todo el proceso, asegurándose de que se tomen en cuenta las limitaciones y adaptaciones necesarias en el entorno laboral.

En conclusión, para gestionar la artrosis y su impacto en la vida laboral, es crucial reconocer las limitaciones y solicitar la incapacidad laboral correspondiente. Esto proporcionará el apoyo necesario para adaptarse y afrontar los desafíos diarios, permitiendo una mejor calidad de vida y bienestar general.

Enlaces de origen

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conócenos:

No te pierdas de nada

Suscríbete y recibe nuestro boletín mensual

No enviamos spam, solo resumen de eventos, ideas para tu boda y promociones disponibles.

Subscription Form

Te ayudamos

Consulta por WhatsApp gratis y sin compromisos

error: Content is protected !!